arrow-left-lightarrow-leftarrow-right-lightarrow-rightarrow-thin-left arrow-thin-right browser-search cup heart indicator laptop layers layout-4boxes layout-sideleft mail-heart mail map-pin mixer mouse nav paintbucket pencil-ruler phone picture play video

Sólo vemos una pantalla a la vez

A no ser que tengas ojos de camaleón, sólo puedes prestar atención a una pantalla. ¿Cómo vas a mirar toda la web a la vez? Es imposible.

Y aún así, todavía hoy se hacen sitios webs enteros intentando contar toda su historia, capacidades, clientes pasados, historias de éxito y formularios que te invitan a contactar. Todo embutido en una página en la que no queda muy claro qué narices quiere decir el dueño.

En este mundillo del marketing online es muy habitual usar un término para la página en la que una visita “aterriza” desde otro sitio (Google o cualquier otro) a nuestra web. A esta página se le conoce como ‘landing page’, que viene a significar “página de aterrizaje” .

Se ha desvirtuado mucho este término y a veces, parece que una landing es una página especial, única, diferente a todo tu sitio web. Esto NO es así.

¿Una visita ha entrado directamente al apartado ‘Quiénes somos’ de tu web? Enhorabuena, ‘Quiénes somos’ es una landing. ¿Otro en una entrada de tu blog? Esa entrada es una landing. TODAS lo pueden ser.

Para que una landing sea efectiva, debes tener en cuenta 2 cosas por encima de todo lo demás.

1. Comunica SOLO una cosa

Si vendes zapatos de mujer y de hombre, haz una landing para cada uno. En serio. Si me interesa algo más de tu sitio web, no te preocupes que me moveré.

Si hablas sólo de tus zapatos de mujer, tienes mi atención. Pero si hablas de zapatos de mujer y de hombre en el mismo sitio, perderé interés. Así de simple.

No corras ni te compliques; verás que es mucho más fácil hablar de un solo tema y comunicar una sola idea en una página, que intentar meter un poco de todo a presión en una sola página.

2. Pon un Call-to-Action (CTA)

Otra palabreja de marketing. Traducido libremente, quiere decir “Llamada a la acción”. Es simplemente invitar al cliente que haga algo. ¿Te suena el “Llame ahora y consiga una segunda unidad totalmente gratis”? Eso es el CTA por excelencia.

Siguiendo el ejemplo de los zapatos de mujer, puedes hablar de qué zapatos combinan mejor con qué vestido, y al final de todo, puedes poner un botón que diga “Ver catálogo” o “Enséñame modelos”. Así, la visita no tiene que pensar ni buscar para ver fotos de modelos llevando ese par.

No le estás obligando a nada, al contrario. Le estás ayudando a encontrar lo que busca.

¿No te ha dado rabia nunca encontrar algo en una web, y que luego tengas que pasarte 5 minutos por misma web para saber más y/o comprarlo? Ahora ya sabes cómo evitar que esto te pase a ti.

Tu turno

Coge una página de tu web o, si no tienes, alguna de por ahí, y déjame un comentario diciendo qué harías para mejorarla siguiendo lo que hemos comentado.